Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

*

Cada prenda tiene una historia, incluso si es nueva y está colgada en una tienda de centro comercial. Esto quiere decir que el proceso de diseño, confección y traslado de una pieza textil, tiene un significado, que muchas veces se encuentra resumido en su etiqueta y hasta ahora no hemos aprendido a leer.
Muchas veces pensamos únicamente en función de lo “atractiva” que es la prenda en relación a su precio y esa es la motivación de compra. Pero esto no significa que consumimos moda como tal, esto significa que hacemos compras desechables…

10boltanski_CA1-popup

Yo me he transformado en una persona desechable y ahora lo puedo asumir sin miedo a escucharlo. Estoy segura de eso ya que muchas veces he usado una prenda por cuatros ocasiones, ya que ha la cuarta se ha dañado, y he regresado a la misma tienda a comprar más; como si nada hubiera pasado. Tal cual como se podría comprar una Coca Cola desechable en una tienda.
Exif_JPEG_PICTURE
Todas esas prendas, hasta hace algunos meses, se encontraban en mi armario como si un hacinamiento excesivo de ropa significase estar más “a la moda”. Pero eso no es así, eso nada más significaba que yo no sabía aprovechar ni jugar con lo que tenía, pensando que es mejor que  me vean con algo nuevo, por qué algo notoriamente repetido estaría fatal para mí y mi profesión… ¡Un absurdo, un completo absurdo!
cocorosa-closet-2
Si miramos algunas décadas atrás, sin viajar mucho en el tiempo, tan solo un par de décadas, las decisiones de compra eran hechas en función al precio, calidad, durabilidad y estética de una prenda. Sin embargo, las tiendas que están de moda nos han enseñado que, por un valor muy reducido, podemos adquirir prendas de tendencia, que nos durarán lo que deben (solo una tendencia, es decir un par de meses), y que la moda puede ser asequible. Todo esto que se conoce como la democratización de la moda, ha invadido a muchos países, incluido el nuestro, transformando las motivaciones de compra de las personas y generando hábitos desmedidos e irresponsables.
BEE-1709- Fashion Sale Banners_01_Preview4
Estoy muy segura de esto por qué las noticias de la contaminación y violación de derechos humanos que genera la moda, (una de las industrias más contaminantes del mundo), no son secreto para nadie. Pero hemos preferido hacer “oídos sordos” entregando toda la responsabilidad de esto a las marcas que deberían mejorar sus procesos, más no a nosotros mismos que deberíamos mejorar nuestros hábitos.
logo-lightning
Si me apena no conocer una empresa ecuatoriana que esté proyectando sus procesos, desde la compra de material textil hasta los pasos de su producción, a enfoques más sustentables, creo que en ese sentido lo que podemos agradecer es que como país no nos hemos dejado contaminar por manos de obras explotadas como sucede en el Sur Este asiático por ejemplo; sin embargo no creo que hemos sabido ni aprovechar ni proyectar esto. Muchas veces he escuchado empresas locales que darían todo por poder competir con multinacionales de moda retail en lugar de plantearse y potenciar nuevos modelos de producción que generar nuevos valores de compra.
1059416.large_
Y aunque comprendo que esto no suceda por qué realmente no sabemos ni por dónde comenzar, ya que desde la misma academia no se ha planteado incluir en los pensums temas sobre la responsabilidad del diseñador así como de la empresa, a pesar de que este será el futuro de la moda (ver link), no creo que no se pueda hacer nada.
Creo en que yo puedo tomar mejores decisiones sobre las comprar que realizo, creo que realmente puedo dar un mejor mantenimiento a mis prendas (como cuando yo pensaba que mis zapatos no servían hasta que mi mamá tenía un secreto para darles una nueva vida), creo que no es necesario tener un closet lleno de ropa para sentirme bien y poder variar de looks (en esto las francesas son las mejores), creo también en que alzar la voz de mis errores me puede ayudar a generar cambios, por que sé que el dar un paso es mejor que no dar ninguno. Y ese paso para mí es comenzar por asumir lo que puedo, lo que está en mis manos.
ab9c4fc4299a2dc81770541a37210f9b
Comenzando por  asimilar y aprender a leer la etiqueta de una prenda; ya que ahí mismo, a la vista de todos, se encuentra la historia de esta prenda. Desde donde fue hecha, qué tipo de materia prima tiene, proviene o no de fuentes renovables, hasta aprender a dudar de su precio ¿Cómo una camiseta de “marca” y producida en el extranjero puede llegar a costar 10 dólares? La respuesta es que alguien más pagó su precio. Alguien más trabajo por un valor injusto y abarató el precio, alguien más puso algo de si para que yo pueda adquirirlo así de barato, esa es la verdad… nadie nos regala nada gratis, alguien más pago por nosotros y ahora depende de nosotros también asumir nuestras propias responsabilidades. Ya sean estas como medio de comunicación, productores, dirigentes de la academia o consumidores… lo importante es comenzar de algún lado; en mi caso alzar mi voz, asumir mis errores y a partir de hoy dar un vuelco a KIKI, con una mirada más analítica sobre el impacto de nuestro contenido.
Espero que nos acompañen, nos aconsejen y que formen parte de este vuelco. Sé que aunque no sea un cambio radical puede generar mensajes positivos y que si lo hacemos con el apoyo de todos, podemos cambiar cosas más grandes, lo importante es comenzar.
6359836673267791431142808856_Sustainable-Design-Classes-FIT