Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Por: Sara Gil

Quienes están familiarizados con Florencia Dávalos (link) sabrán que su trabajo se destaca por incorporar procesos artesanales; su nueva colección que verá la luz en el primer trimestre del año es una evidencia de esto y su reto por la internacionalización de la mano de artistas locales.

En esta ocasión Florencia busca mostrar un mundo dual representado en las cuatro regiones del país, teniendo como inspiración el trabajo del biólogo Ernst Haeckel; fusionándolo con acabados rústicos y culturales, que apelen a lo artesanal.

El proceso y la realización de esta colección, que cuenta con 16 prendas y que tiene como materia prima la viscosa, algodón y poliester, es descrita por Florencia como un co-working, ya que el trabajo artesanal está dado por las ilustraciones hechas a mano por la ilustradora, María José Rodríguez (link) y la fotografía y campaña visual por Martina Alvarez Orska (link).

 

María José recalca la conceptualización como lo más importante, incluyendo el estilo del arte barroco de la Escuela Quiteña con la biodiversidad del Ecuador. “Quise basarme en una realización muy ornamentada de los elementos, como cuando uno entra a la iglesia de la Compañía y ve un montón de formas, curvas y elementos orgánicos. Yo quería que esté ligado a este movimiento grande que se impregnó con la colonización, porque al igual que se justificaban motivos religiosos también habían motivos de la fauna y de la flora”. Esto se pude ver en el trazo a blanco y negro, alejado de la pigmentación para dar un toque más clásico.

María José reconoce lo laborioso de este proyecto y lo describe como meticuloso ya que las ilustraciones son realizadas en escala real y luego digitalizadas para luego llevarlas a tela. Una colaboración que no ha terminado, ya que también realizará la diagramación del lookbook que cuenta con las fotografías de Martina Alvarez Orska.

La fotógrafa buscó dar vida a las ilustraciones a través de la locación, flores y frutas utilizadas. Sin embargo, Martina siempre busca imprimir un sello personal y en este caso esto se da al estar involucrada en cada aspecto de la campaña, desde la conceptualización hasta la post producción. “Disfruto mucho haciendo composiciones, normalmente las hago en escala menor, pero en este caso fue imaginarme que la modelo y los elementos eran enanos y yo gigante. Me imaginaba que yo los podía mover con mis manos”.

 

Esta colección pone el trabajo de estas tres profesionales en la esfera internacional, ya que esta es una colección pensada para vender en Estados Unidos y con esto lograr la internacionalización de Florencia Dávalos.

Este es un reto que se planteó hace un año y poco a poco, gracias a un trabajo consistente comienza a dar frutos. En febrero y marzo participará en la feria Brand Assambly en Nueva York y Los Angeles respectivamente, en donde espera vender alrededor de 1200 prendas a compradores de diferentes marcas.

Florencia tiene expectativas grandes, busca enfocarse en posicionar su marca en el mercado internacional, lanzar su página web para compras online y reestructurar su marca en términos de marketing, ya que el crecimiento de esta en tan solo tres años ha sido bastante grande.

También tiene claro que no quiere descuidar el mercado local, y es por esto que se enfocará en prendas hechas a medida o custom – made, pequeñas colecciones a lo largo del año y rebajas.

Desde su hacer y su sentir como diseñadora, Florencia quiere posicionar su marca como algo familiar, que el consumidor se sienta como en casa y que la gente confíe en su trabajo. Va con paso firme y en sus palabras dice que “No puedes ser el pájaro grande sin aprender primero a ser el pájaro pequeño”.