Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Clio Bravo es una estudiante en su último año de Artes Contemporáneas en la Universidad la San Francisco de Quito. Más allá de sus estudios o profesión ella es una mujer, que al igual que muchas otras, se ha visto conflictuada por discursos machistas normalizados en la cotidianidad; en la calle, en los diarios, en las redes sociales…

13876416_1746112995678409_1836192376100017848_n

 

En su rutina digital muchas veces se ha visto expuesta a comentarios machistas. Sin que estén dirigidos a ella en específico o un tema puntual de coyuntura, son comentarios que están ahí y existen como cualquier otro, como si nada pasara y como si fuese normal el violentar el género femenino.

13681002_1750704471885928_7609150095581038238_n
En una mezcla de indignación, rabia o incredulidad fue haciendo screenshots de los comentarios que más la sorprendían. Los tenía guardados en su celular o en la computadora, hasta que llegó el proyecto de Play Ground de la Universidad San Francisco. Un laboratorio de creación con siete estudiantes artistas, dos estudiantes curadores, tres profesoras y un año de trabajo donde además de generar procesos y redes colaborativas entre estudiantes se expusieron obras que son reflejo de sus preocupaciones, atravesadas por temas coyunturales como la violencia de género.

 

13935168_1750196545270054_2594678845636510568_n (1)

 

Es aquí cuando Clio vuele a todos esos screenshots que tenía guardados. “La primera vez, quise analizar todo el material que tenía y me senté a leerlos en voz alta junto a mi papá. No pude contener las lágrimas y sentir toda la frustración”. A paso seguido su obra fue dando forma y personalidad. La de una chica que representa la barbaridad de estos comentarios bajo el nombre de Bárbara Vanessa Riera, una Barbie a la que se puede encontrar en su página de Facebook con el nombre de Barvalicious o en Instagram como Barbie_uio.

14183823_1758577044432004_3499586715154502312_n

Bárbara, aunque es una muñeca, tiene una vida. Está acompañada por sus amigas, su novio y su cotidianidad formada a través de estos comentarios. Clio escogió el mismo medio donde los encontró para exponerlos, los evidenció y los sacó al público.

14040171_1751639281792447_6774682603566441403_n

 

El día de la exposición en el Pobre Diablo había una fila de personas en la computadora que se encontraba en la instalación con las redes de Bárbara Vanessa Riera. Cada persona que se paraba frente a ella pasaba de una foto a otra con mucha sorpresa e indignación, algunas incluso encontraron a conocidos suyos protagonizando la autoría de estos comentarios… “Son cosas a las que estamos expuestos todos los días, incluso con la gente que conocemos –dice Clio– y muchas veces los dejamos pasar”.

 

13924858_1747411142215261_5475434600088390509_n

Esta es una obra que no tiene fecha de apertura ni de cierre. Está ahí, en sus redes y al alcance de todos evidenciando lo que todos vemos y dejamos pasar…

13895188_1747867368836305_7021361011133559370_n

PD: Clio todavía tiene material de textos y comentarios para continuar alimentando las redes de Bárbara Vanessa Riera, es triste pero el material es casi ilimitado y se produce a diario. Sin embargo, de momento Clio se encuentra enfocada en su obra de titulación que estará expuesta a partir de este jueves a las 19h00 en el NO LUGAR (link). Esta vez bajo recursos reales e irreales crea la historia de una curadora de arte inspirada a partir de la ausencia y carencia de documentación histórica de mujeres relacionadas al arte en libros oficiales. “Mucho del material teórico y básico al que estamos expuestos como estudiantes de arte esta basado en artistas hombres… es como si la historia no hubiese querido documentar mujeres, que sí las hubo, y Agnés A. Caamaño, es la historia real e irreal de una de ellas”.