Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Siempre es un buen día para comenzar

De seguro todos recordamos cuando, en la escuela, esperábamos con ansias la hora de educación física, tal vez nos encantaba porque se asemejaba al la hora de recreo, o tal vez para otros no causaba la misma emoción por la idea de tener que ejercitarse. Pero de seguro no todos entendemos la importancia de esa hora de educación física, así como la necesidad biológica de mantenerse activo, de mover los músculos o sacudir el esqueleto. Pero qué pasa si les digo que el deporte es pura felicidad, ¿Les gusta más esa idea?

 

img_2719

 

¡Sí! pura felicidad, más allá de que disminuye las probabilidades de generar enfermedades como osteoporosis, diabetes, obesidad. Hacer ejercicio genera placer y se debe la hormonas llamadas endorfinas, y son ¡La sensación! Los estudios demuestran que las endorfinas, son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral produciendo sensaciones intensas, bien conocidas por los deportistas como son la disminución de la ansiedad, promueven  la calma, creando un estado de bienestar, mejoran el humor, retrasan el proceso de envejecimiento y muchas cosas increíbles. Entonces me pregunto ¿Por qué carecemos de actividades físicas? Una pregunta de problemática mundial, ya que muchas personas  no lo hacen.

 

img_2717

 

Y en realidad la respuesta puede ser bastante simple, y es que la falta de deporte son sólo excusas. De seguro nos hemos encontrado en circunstancias como: “El primero de enero comienzo”, o “La próxima semana me inscribo al gimnasio”, o “Debería hacer deporte”, o “mañana si me despierto temprano”. ¡Todas son excusas! Se los digo con mucha seguridad, ya que yo misma me he dado las mismas excusas, y no son más que eso. Pero, así mismo, no puedo negarme que los momentos más felices y más tranquilos los he tenido son cuando fusiono mi vida cotidiana con una vida activa moderada. Me veo envuelta de amor, calma, paz y sobre todo me siento “Taya llena de vida.”

 

taya-d-1

 

Yo creo profundamente en la fusión de los deporte, soy fan número uno de practicar diferentes disciplinas hasta encontrar mi favorita, pues de lo contrario se asimila el tiempo de ejercicio como un martirio. En mi caso practico ejercicio funcional, bici, patineta, yoga y recientemente comencé a practicar Pilates. Siempre tuve curiosidad de esta práctica, pero ahora que  lo  he practicado  durante  dos meses, no podría sentirme más feliz y radiante, ¿Por qué? Pues por que siento que es todo un arte el buscar y encontrar el desarrollo coordinado del cuerpo-mente-espíritu a través de movimientos naturales bajo estricto control de la conciencia.

img_2708

 

Es de suma importancia auto motivarse, tener un buen entrenador y sobre todo una guía adecuada. Es por eso, que luego de dos meses de completa felicidad quise compartirles mi experiencia en pilates y mis días en el estudio Udana. No podría ser más divertida, hay hombres, mujeres y a veces hasta niños. Compartimos risas, aplausos, y buscamos juntos conseguir más resistencia corporal gracias a nuestra disciplina que también es posible por Salome, mi profe.

taya-d-3

 

Darle UN TIEMPO al cuerpo es vital, como comer o dormir. Como les decía el día que hablábamos de nuestra alimentación, el cuerpo es un templo y debemos cuidar todo lo que ingerimos así como el cómo lo mantenemos y cuidamos. Además de no olvidar todos los beneficios adicionales como es el mantenernos más optimistas, felices, generación de gratitud, humildad y sobre todo el sentimiento de compromiso con uno mismo; con objetivos claros y alcanzables, ya que al ser constante con la actividad física se le da más resistencia al cuerpo.

taya-d-2

 

No hay que esperar que llegue enero, que comience una nueva semana o que pase el invierno. Todo, absolutamente todo momento es bueno para comenzar y al ver los cambios físicos y emocionales poco a poco de manera inconsciente se vuelve parte del día a día.

Un día a la vez y recuerden como dijo Hipócrates: “Lo que se utiliza se desarrolla, lo que no se utiliza se atrofia”.