Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Por Isabel Pérez
De THE STYLE REPUBLIC

Vivimos en una era digital en la que se transmiten los desfiles en directo, todos los looks son subidos a las páginas de moda en cuestión de minutos, miles de fotos se cargan a Instagram en tiempo real, casi sentimos estar sentados en primera fila. Con toda una era tecnológica en la cual toda la información es inmediata, ¿el sistema de moda actual tiene sentido?

Los desfiles y el calendario de la moda tradicional ya no funcionan de la manera que lo hacían antes. Gastan mucho dinero y energía para organizar un evento que crea entusiasmo, aunque hoy en día todo es tan inmediato que es un poco sorprendente que las colecciones no estén disponibles para la compra hasta después de seis meses de haber sido presentada.

9deeb97e0a65ad41c9d562b0f9cb2dda

Los desfiles de moda ocurren seis meses antes de la llegada ropa en tiendas porque, originalmente, estos eventos eran para mostrar la ropa a compradores, clientes, revistas, editores y para ver últimas colecciones de una marca. Hoy en día, esas fotografías de las prendas son públicas en tiempo directo gracias al internet. La era digital ha creado muchas posibilidades para las marcas de ropa, una oportunidad para un marketing muy económico. Una chaqueta que nos gustó hoy probablemente en seis meses ya no la queremos, o la hemos olvidado. En los últimos años, el surgimiento de la los medios digitales ha puesto mucha presión en este modelo. Los desfiles de moda son compartidos instantáneamente en el internet vía Twitter, Instagram, Facebook, Snapchat, etcétera. El internet se ha convertido en una importante y nueva herramienta para el marketing.

 

Los cambios creados les permitirá crear una conexión más cercana entre la experiencia que se crea en el desfile y inmediatamente las personas puedan explorar físicamente la colección. Estos cambios se han tratado de dar poco a poco desde live streams, live social media campaigns. Este era el último paso necesario para el proceso creativo y para que las cosas sigan evolucionando.

El show se convertirá en la herramienta principal para las ventas (big marketing and selling tool), no para las revistas o editoriales, más bien una comunicación directa de la marca con las personas que quieren comprar las prendas.

 

464869-800w

 

No todos pueden lograr esto, se necesita un fuerte capital y una cadena de producción eficiente.  Burberry, por ejemplo, es dueña de varias fábricas, lo que facilita tener las prendas listas inmediatamente después del desfile. Por otro lado, las marcas pequeñas e independientes dependen de wholesale partners para su distribución y eso implica seis meses entre mostrar la colección, los pedidos  y la producción. ¿Cómo se adaptarán?, queda por ver.

 

Las nuevas colecciones por venir serán seasonless y marcadas como febrero y septiembre. Ya no se lo va a clasificar como primavera/verano u otoño/invierno. Definitivamente, nombrar una colección como Seansonless es una visión globalizada ya que en algunos países, como Ecuador, no existen estaciones marcadas.

 

La idea también es unificar las colecciones de hombre y mujer, genderless y seansonless. Christopher Bailey, director creativo y CEO de Burberry, comentó en una entrevista que cuando está en proceso de crear una colección, nunca diseña para un género específico. Manifiesta que esas líneas cada vez se están borrando más y ya no hace sentido poner etiquetas en todo. Bailey había dicho que “A menudo, se sentía un poco superficial al estar hablando de una colección de otoño / invierno, cuando hace 50 grados en un tercio de las tiendas que se está vendiendo esa colección. Somos una empresa global y el mundo no tiene el mismo patrón climático. Siempre es verano en alguna parte del mundo.”

Otras marcas como VETEMENTS y Tom Ford han optado por romper con el sistema de la moda actual y mostrar 2 colecciones seasonless al año.

 

vetements-press-10-620x877

 

Los consumidores de moda (en particular los millenial Z) desean una gratificación instantánea.  Parece que el tiempo en el que la industria de la moda se ponga al día con el fin de sacar el máximo provecho de sus colecciones y de sus extravagantes presentaciones ha llegado.